Temas Cerrar

¡Mi sueño no era ser consultora inmobiliaria!- por Juliana Ferreira

06 de Octubre de 2020

“Tuve miedo, pero fue, porque valiente no es el que va sin miedo, sino aquel que a pesar del miedo, arriesga y asume el cambio como algo necesario para su crecimiento, para su evolución”.

“Cuántos compañeros se identificarán con el título de este texto” - estoy preguntándome en este momento, esperando no ser solo yo, porque me dejaría más feliz saber que no estoy sola en este tema.

 

Desde que tengo recuerdo, nunca conseguí responder a la famosa pregunta : “¿Qué quieres ser de mayor?”. Tal vez porque siempre me gustaron muchas cosas al mismo tiempo y, por eso, me cuesta imaginarme haciendo lo mismo toda mi vida, sabiendo que estoy perdiendo la posibilidad de probar en otras áreas, que también me motivan.

 

Hasta que empecé la universidad fui coleccionando sueños de lo que podría ser mi futuro profesional. Desde jueza, profesora, abogada o presentadora de televisión, todo formó parte de mi imaginación. Todo, menos ser consultora inmobiliaria.

 

En 2003, empecé los estudios superiores llena de sueños, como los 51 mil estudiantes que iniciaron este mes en las distintas facultades portuguesas. Después de las prácticas y algunas experiencias profesionales, entendí que aquello que yo había elegido no era mi camino.

Nosotros somos un todo y necesitamos conseguir expresarnos como tal y, en mi caso, a mi me encanta escribir, comunicar, trabajar sin rutinas, tener libertad para ajustar mis horarios y, también lo más importante de todo, tener un buen ingreso financiero que me permita aprovechar lo más valioso que tenemos, la vida.

 

Por ello, no me sentía completa, porque no conseguía exprimir partes importantes de mi en mi trabajo. Éste siempre fue mi sueño, y yo no lo sabía, porque mi sueño nunca tuvo el nombre del curso que yo quería obtener, el nombre de la facultad dónde yo quería estudiar, y eso fue doloroso en aquella altura, principalmente porque todos los que me rodeaban estaban tan seguros de lo que habían elegido y preparaban el futuro como si ya lo hubiesen visto en una bola de cristal.

La vida se encargó de demostrarme que no existe solo un camino y que el cambio nos permite, sobre todo, descubrir quiénes somos, y cada uno a su ritmo descubrir lo que le hace feliz. Y está todo bien si no acertamos a la primera ni a la segunda. Está todo bien, pero en aquella altura y con esa edad, ¡no, no estaba todo bien!

 

Después de eso, pasé por varias áreas y fui feliz en algunas de ellas. Tuve un proyecto solo mío del cuál me siento muy orgullosa, pero fue en Zome que encontré mi casa, que encontré un propósito y que conseguí reunir todas las partes de mi para sentirme completa.

 

Claro que no es todo fantástico, claro que siempre hay aspectos que es necesario mejorar, pero tengo un desafío personal de crecimiento diario, de luchar contra mi misma cuando la motivación no aparece de la noche a la mañana y yo necesito motivación para que el día sea productivo, para desarrollar skills para ser mi mejor versión. Porque todo, completamente todo depende de mi y esa es una responsabilidad que te transforma y que te eleva a otro nivel.

 

Yo tuve miedo de no ser capaz, lo raro sería no tenerlo, porque tengo un hijo que necesita mucho de mí, pero necesité ser valiente. Tuve miedo, pero fue, porque valiente no es el que va sin miedo, sino el que a pesar del miedo, arriesga y asume el cambio como algo necesario para su crecimiento, para su evolución.

Yo todavía no sé lo que quiero ser cuando sea mayor, ni quiero saber, y creo que esta pregunta nunca se debería ni siquiera hacer, porque por si misma es reductora, limitadora y no extiende los desafíos del mercado de trabajo actual, que está en constante cambio, que pide nuevas competencias y dónde las profesiones más rentables ya no son exclusivamente ser médico, ingeniero o abogado. Comparto una pregunta, que puede sustituir perfectamente a la pregunta anterior y dar a los jóvenes otro nivel de conciencia: “¿qué necesidades crees que existen en las personas, en la sociedad, que te gustaría ayudar a satisfacer?”.

 

Era tan importante que este cambio empezase en el colegio, dónde continúo a ver a los jóvenes sentados dentro de un aula oyendo a la profesora recitar contenidos. Hay tanto mundo fuera de las aulas, en los recreos, cerca de la naturaleza, donde pueden explorar, dar rienda suelta a la imaginación y ser jóvenes más activos en el descubrimiento de su propio propósito. Basta de definiciones y lecciones decoradas, es necesario más vivencia, más toque, más todo.

 

Yo tardé en encontrarme, pero cambiar siempre fue fácil y fue eso que me trajo a Zome y al mercado inmobiliario. Es necesario atreverse a hacer diferente, no tener miedo o vergüenza de asumirnos en la totalidad, con todo lo que ello conlleva, sea porque queremos más dinero al final de mes o más tiempo todos los días para hacer lo que nos gusta hacer, lo más importante es nunca desistir en la búsqueda, aunque eso implique fallar infinidad de veces.

 

Y ahora, quiero continuar en esta área y es aquí dónde quiero quedarme, en Zome. Sintiendo que estoy evolucionando, que soy más y mejor que ayer, pero comparándome siempre conmigo misma. Quién era Juliana ayer y quién es Juliana hoy, porque esa es la única comparación que tiene sentido. Cada vez que lo hago, me siento orgullosa, por no haber dejado nunca de soñar y por permitirme el querer pasar el resto de la vida haciendo aquello que me proporciona más placer, aprender.

 

Por eso…

 

Si ya no eres feliz… Cambia, porque al contrario de lo que algunas personas piensan, el cambio es siempre positivo, a veces simplemente es necesario cambiar de perspectiva.

“Tuve miedo, pero fue, porque valiente no es el que va sin miedo, sino aquel que a pesar del miedo, arriesga y asume el cambio como algo necesario para su crecimiento, para su evolución”.

06 de Octubre de 2020
Autor:

Juliana Ferreira

Consultora Imobiliária HUB Porto CEC
Compartir:
Publicações recentes
Newsletter
¡Suscríbase a nuestra newsletter!
Copyright Zome España® 2019. Todos los derechos reservados.
Política de privacidad Términos y condiciones Resolución alternativa de litigios