Temas Cerrar

Gripe y resfriados: ¡aprende a proteger a tu familia!

10 de Diciembre de 2019

La temporada de gripe y frío está oficialmente abierta. Conoce los cuidados que debes tener para protegerte a ti mismo y a tu familia.

Atchiiiss!

 

Es un frenesí contante durante los meses más fríos del año.

 

La gripe, es ese bichito malvado que nos deja con frío, con la cabeza embotellada y una nariz que parece un grifo, llega a todas las edades y aparece cuando menos lo esperas.

 

¿Quién no ha estado aún con gripe este año y ha vivido la película de terror “¿La vida de una gripe?”. Si ya no puedes con la inestabilidad de tu sistema inmunitario, sigue leyendo este artículo en Notes. Te damos algunos consejos para cuidarte y evitar que pases unos días atrapado en tu cama.

 

Pero al final, ¿Qué es la “gripe”?

La gripe y los resfriados son cosas diferentes, aunque la mayoría de las veces la tendencia es confundirlas. Tanto uno como otro son causados por virus respiratorios, sin embargo, la velocidad de su evolución y agresividad del virus son los principales factores que los distinguen.

 

Los síntomas son similares, pero en el caso de la gripe, se considera una enfermedad viral aguda que afecta a las vías respiratorias y cuando se diagnostica mal, puede conducir a complicaciones más graves como la neumonía.

 

Y sí, sólo se necesita un “atchiiiss” para que te acatarres. Estos virus se transmiten a través de gotas microscópicas de la tos o de los estornudos de la persona infectada o por contacto directo con superficies infectadas y entran en nuestro cuerpo a través de la nariz o la garganta. Los principales grupos de riesgo son los ancianos, los niños y las personas con enfermedades crónicas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los resfriados generalmente se tratan en pocos días y no causan epidemias. En el caso de la gripe, la situación puede ser bastante complicada y puede evolucionar hacia una neumonía e infecciones respiratorias graves. Los síntomas más frecuentes son:

 

  • Fatiga
  • Sensación de frío
  • Estornudos
  • Dolores de cabeza
  • Dolores de garganta
  • Tos
  • Congestión nasal
  • Fiebre
Créditos de imagen: Adobe Stock

¿Cómo prevenirlos?

La prevención de la gripe es un ejercicio constante y diario de buenas prácticas de higiene y salud personal.

 

» Lávate las manos a menudo: Sí, parece incluso un poco cliché, pero el hábito de lavarse las manos a menudo le ayudará a luchar contra la temida gripe. Sin darnos cuenta, tocamos nuestra cara (boca y nariz) varias veces a lo largo del día (alrededor de 16 veces por hora) dando espacio para la fácil propagación del virus.

 

» ¡Mueve tu cuerpo! Que es como quien dice "Haga ejercicio". Con la práctica de ejercicio, la circulación sanguínea aumenta y ayuda a combatir las bacterias y los virus de manera más eficaz. Y no hay excusas para los más vagos: 30 minutos de actividad física al día es suficiente para fortalecer el sistema inmunológico.

 

» Ten una dieta equilibrada: Prepárate con tiempo y empieza apostando por la ingesta de alimentos ricos en vitamina C antes del inicio del otoño y el invierno. No olvides beber mucha agua, especialmente si ya estás resfriado: un cuerpo bien hidratado está a medio camino de una recuperación más rápida.

Créditos de imagen: Adobe Stock

 

» Descansa lo suficiente: ¿Conoces la expresión "¿Mente Sana, Cuerpo Sano”? Exactamente. Sé amigo de tu cuerpo, descansa las horas de sueño aconsejadas para restaurar el equilibrio de tu sistema inmunitario.

 

» Ten algunos cuidados a la hora de toser y estornudar: Siempre que tosas o estornudes, debes proteger la boca y la nariz con un pañuelo desechable o con el antebrazo. Al protegerte, también estás evitando la transmisión del virus a otros.

 

» Infórmate sobre la vacuna contra la gripe: Los niños, las personas mayores de 65 años, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas, las personas con el sistema inmunitario debilitado, los diabéticos y los profesionales de la salud, deben vacunarse contra la gripe. Aunque la vacuna se recomienda principalmente para estos grupos de mayor riesgo, cualquier persona puede comprar la vacuna en una farmacia e ir a un centro de salud para su administración.

Ya estoy enfermo, ¿y ahora qué hago?

Si no has tenido suerte de leer nuestros consejos y en este momento ya has sido contagiado por el virus, ten cuidado y evita la transmisión.

 

  • Evita salir de casa (principalmente si tienes fiebre, por tu propio bienestar)
  • Evita el contacto con personas indicadas como “grupos de riesgo” (ancianos, niños, embarazadas…)
  • No te olvides de las reglas básicas: lavarse las manos con frecuencia y proteger la nariz y la boca cada vez que tosas o estornudes;
  • En estos días evita ir a espacios con mucha gente, que estén cerrados o con poca ventilación.

 

¡Estate atento a los síntomas! No debes recurrir inmediatamente a Urgencias, ya que en caso de ser gripe serás el mejor amigo del virus ayudándole a propagarse en el entorno hospitalario y, como tu sistema inmunológico es más frágil, serás susceptible a otros tipos de bacterias.

 

Primero consulta siempre a tu médico para que te recete un medicamento y aconsejarte sobre la atención que debes tener y lo que debes hacer en caso de que los síntomas empeoren.

Los “consejos” de las abuelas

Créditos de imagen: Adobe Stock

 

"Lleva una rebeca que por la noche refresca!" ¿Quién no ha escuchado esta expresión? ¿Y no es que por la noche se enfrió? Nuestros abuelos, con toda su sabiduría popular, nos han dejado algunos trucos que pueden ayudar a aliviar algunos síntomas de la gripe y del resfriado.

 

» Té con cáscara de limón: además de ser rico en vitamina C también tiene propiedades antibacterianas. También puedes agregar un poco de jengibre para aliviar la congestión nasal y el dolor de garganta;

 

» Miel: poner un poco de miel en una bebida caliente para ayudarte a disminuir la sensación de garganta irritada;

 

» Vapores y baños calientes: ¿nariz taponada? Calienta agua en un cazo y pon eucalipto, albahaca o menta y sus vapores te ayudarán a rebajar la congestión nasal;

 

» Té de equinacea: estimula el sistema inmunológico y, en el caso de tener fiebre, aumentará la sudoración ayudando a combatirla.

 

 

¿Te gustó este artículo? Sigue en Notes y obtén más consejos sobre salud y bienestar que hemos preparado pensando en ti.

La temporada de gripe y frío está oficialmente abierta. Conoce los cuidados que debes tener para protegerte a ti mismo y a tu familia.

10 de Diciembre de 2019
Autor:

Catarina Pinheiro

Content Manager
Compartir:
Publicações recentes
Newsletter
¡Suscríbase a nuestra newsletter!
Copyright Zome España® 2019. Todos los derechos reservados.
Política de privacidad Términos y condiciones Resolución alternativa de litigios