Temas Cerrar

Educación financiera para los más pequeños: Cómo ayudar a tus hijos a ahorrar – por Jana Couto

28 de Enero de 2021
Créditos de imagen: Adobe Stock

Cuando un padre o una madre dice a su hijo(a): “Hijo, no tenemos dinero”, “Hija, es imposible para nosotros”, “Hijo, no tenemos posibilidades”. La pregunta que planteo es: cuando los propios padres dicen que la vida es así, ¿quién va a conseguir demostrar lo contrario?

El miedo del dinero nace muchas veces en casa, cuando los padres hablan sobre las finanzas y los más pequeños lo oyen.

 

Siempre ha existido el ahorrador y el que gasta en todo. El primo que está endeudado, los comentarios acerca de los vecinos o incluso de la propia familia. Esos comportamientos nos influyen inconscientemente a lo largo de nuestra vida. Más tarde, eso se traduce en dificultad en la gestión del dinero y la forma en cómo se lidia con la vida financiera.

 

Cuando un padre o una madre dice a su hijo(a): “Hijo, no tenemos dinero”, “Hija, es imposible para nosotros”, “Hijo, no tenemos posibilidades”. La pregunta que planteo es: cuando los propios padres dicen que la vida es así, ¿quién va a conseguir demostrar lo contrario? Espero ser yo…

 

Yo creo que deben ser los propios padres quienes enseñen a sus hijos el valor del dinero y a hacer más sencillo el tema del dinero.

 

Los hijos crecen a semejanza de los padres, ellos repiten sus comportamientos, actitudes y palabras. Cuando ellos empiezan a crecer inician a imitar a los padres y a las madres.

 

Recuerdo de pequeña, ponerme los tacones de mi madre o de pedirle a mi padre que me dejase conducir el coche. Y eso se refleja en todo lo demás.

 

Cuando un niño pide un juguete por primera vez, ya podría empezar a entender que:

 

  • 1. Es necesario dedicación y trabajo para tener dinero;
  • 2. Los padres tienen que trabajar mucho para ganar dinero;
  • 3. Si quiere aquel juguete, entonces vamos a planificar cómo podemos juntar el dinero para comprarlo y cuándo vamos a hacerlo (sí, porque definir un plazo es muy importante).

 

Cuando el niño esté creciendo, ese plan podrá implicar una asignación (la paga), que lo ayudará a entender que el dinero es un recurso escaso y finito y que, si cuida bien de él y sabe ahorrar y esperar podrá tener grandes cosas (y mejores) en el futuro, que si gasta en cosas más pequeñas ahora.

 

Yo nunca tuve paga en mi vida, pero mis padres siempre me dijeron que tenía que trabajar para tener dinero. Entonces, yo sabía que si un día quería algo, tenía que guardar mucho dinero para conseguir lo que deseaba.

 

Yo sabía que si gastaba hoy lo que mis abuelos me daban, mañana no podría comprar otra cosa que quería. Sabía que tenía que esperar y solo gastaba mi dinero en algo si en ese momento lo quería muchísimo.

Qué hacer y no hacer en la Educación Financiera de los más pequeños cuando tienen un dinero propio:

  • No completes el valor, en caso de que no les alcance. Todo lo contrario. Explícales que se necesita tener paciencia y saber esperar para conseguir lo que se quiere.
  • No sientas pena de sus errores. Aprovecha para mostrarle la lección que se esconde tras el error.
  • No demuestres ansiedad o preocupación con el dinero. Procura siempre demostrarle confianza y apoyarle.

 

Hablad sobre el destino de aquel dinero, y aprovechad para hablar sobre la importancia del plan. Sustituye en tu discurso el “no tengo dinero” por “no vamos a comprar eso ahora, porque tenemos que comprar X o Y”.

Puedes hacer botes para ayudar a los pequeños a guardar dinero y a nombrar sus diferentes destinos.

Créditos de imagen: Adobe Stock

Bote de la diversión, juguetes, educación…

 

  • Explícale lo qué es una paga – es una forma de que el niño tenga su propio dinero para que aprenda a lidiar con él.
  • Define de dónde vendrá el dinero – si es una donación de los padres, si viene de otros familiares, o si viene del sistema de recompensas, cuando el niño realice alguna tarea y por ello sea remunerado.
  • Elige un valor armónico con la edad del niño y la realidad del presupuesto familiar – como también con el ambiente en que vive y lo que el niño hará con su dinero. Usa botes transparentes para guardar el dinero – los niños son muy visuales, por eso los botes o recipientes transparentes son muy interesantes, para que pueda acompañar el incremento de su dinero.
  • Incentívale a soñar y a planear – pregúntale lo que quiere hacer con el dinero y ayúdale a hacer un plan para conseguirlo teniendo en cuenta el valor y la periodicidad con que recibe la cuantía.
  • Da preferencia a monedas y billetes pequeños para hacer más volumen – los niños tienden a preferir 10 monedas de 10 céntimos a una moneda de 1 euro. Eso es porque son visuales, y se aferran al volumen, mientras que no conciben el concepto de cada billete y su valor.

Entonces, no sirve solo con mostrar la teoría de andar en bicicleta, explicar la técnica, y asumir que el niño ya sabe pedalear. ¡Los más pequeños necesitan subir en una bicicleta, intentarlo, caer y levantarse hasta que estén listos!

Créditos de imagen: Adobe Stock

Con el dinero es lo mismo: aprenderán observando, y también aprenderán con lo que sus padres les enseñen. Pero los niños solo van a aprender realmente a lidiar con el dinero, cuando tengan su propio dinero.

 

Cuando entiendan en la práctica que el dinero es una moneda de cambio. Cuando se frustren con las elecciones erradas. Cuando se arrepientan de haber comprado lo que no querían con tantas ganas como pensaban. Cuando entiendan de verdad que para conseguir lo que se quiere, es necesario tener disciplina, centrarse en ello y paciencia.

 

Los niños necesitan intentarlo, errar, caer y levantarse.

Es así con la bicicleta.

Es así con el dinero.

¡Es así con la vida!


Artículo escrito por Joana Couto

 

Consultora/mentora financiera que tiene como misión ayudar a las personas a saldar las deudas de forma organizada y sin complicaciones, a tener una relación saludable con el dinero y a invertir para cumplir sus objetivos a corto, medio y largo plazo. Con el propósito de promover conocimientos para que ellas mismas sean capaces de entrar en acción y construir su propia riqueza.

 

Puedes consultar su trabajo diario a través de su cuenta de Instagram - Haz click aquí

Cuando un padre o una madre dice a su hijo(a): “Hijo, no tenemos dinero”, “Hija, es imposible para nosotros”, “Hijo, no tenemos posibilidades”. La pregunta que planteo es: cuando los propios padres dicen que la vida es así, ¿quién va a conseguir demostrar lo contrario?

28 de Enero de 2021
Autor:

Jana Couto

Consultora financiera
Compartir:
Publicações recentes
Newsletter
¡Suscríbase a nuestra newsletter!
Copyright Zome España® 2019. Todos los derechos reservados.
Política de privacidad Términos y condiciones Resolución alternativa de litigios