Temas Cerrar

Consultor inmobiliario: ¿profesión elegida o profesión de recurso?- por Joana Côrte – Real

08 de Julio de 2020
Créditos de imagen: Adobe Stock

Ser consultor inmobiliario no es una profesión de recurso, es una profesión que se elige cuando se quiere dejar una marca en el mundo.

Para algunas personas, iluminadas o afortunadas, llamadlas como queráis, la elección de una profesión es algo totalmente natural, casi innato. Sí, nacen sabiendo lo que quieren hacer, o qué quieren ser, nacen sabiendo lo que les hará sentirse realizadas.

 

Para algunas otras personas, menos iluminadas o desafortunadas, llamadlas como queráis, la elección de una profesión es algo realmente angustiante, y aprendido. No, no nacen sabiendo lo que quieren hacer, ni lo que quieren ser, ni siquiera, lo que les hará sentirse realizadas.

 

Esto de elegir una profesión tiene una relevancia tan grande en nuestras vidas, que defendemos enseñanzas de filósofos antiguos, como Confucio, quién nos dejó un legado que repetimos tantas veces: elige un trabajo que te guste hacer y no tendrás que trabajar ni un solo día en tu vida.

 

Decirlo es fácil. Repetir frases bonitas es sencillo. Es cuando pasamos a la práctica, al realizarlo, cuando las cosas se complican. Porque la gran mayoría de las veces no hacemos lo que queremos, lo que nos gusta o lo que idealizamos, elegimos hacer aquello que necesitamos. Sí, es el factor necesidad. El tener que hacer. El tener que ser. Porque hay vidas que mantener, sueños que realizar, y expectativas que alcanzar. Hay presiones familiares, sociales o corporativas. Hay todo...y el “yo” acaba por ahogarse en alguna parte…

Créditos de imagen: Adobe Stock

Hablo muchas veces con mis hijos sobre sentimientos. Quiero enseñarles a reconocer lo que les hace felices. Liberarlos de toda y cualquier expectativa proyectada para que sean esto o aquello: médicos, ingenieros, arquitectos, bailarines, deportistas. Esas profesiones que la sociedad impone como reconocidas, de mayor valor, más destacadas socialmente, y que temamos (generalizo) enseñar como ideales a nuestros pequeños, jóvenes y adultos.

 

Quiero garantizar que aprenden que cualquier profesión es idónea, desde el momento en el que puedan sentir la enseñanza de Confucio del que os hablé. Y aunque no acierten con su primera elección, que elijan siempre cambiar, hasta que acierten. La vida está hecha de decisiones. Nuestras decisiones definen nuestra vida. Elegir hacer, es diferente a esperar que algo pase. Por eso, siempre vale la pena buscar aquello que nos llene, que nos haga sentir realizados, que nos haga felices.

 

Siempre creo que una profesión es más que un simple empleo. Estoy segura que todas juegan un papel no solo en la realización de cualquier trabajo, sino que además son un vínculo entre una necesidad, sueño y/o deseo de alguien y una acción. Y es por creer en ésto fielmente, que hoy os hablo de una profesión que considero el epíteto de esta dicotomía : consultor inmobiliario. Y os digo porqué.

 

Socialmente infravalorado a lo largo de los tiempos, quizás hasta estigmatizado o estereotipado, el consultor inmobiliario ha sobrevivido como actividad, considerándose hasta una de las profesiones más antiguas del mundo.

Pero, ¿Cómo?

Si pensamos bien, hablar de un consultor inmobiliario es hablar de personas y de casas. Y personas y casas existen desde siempre. Es más, personas que necesiten casas es una deducción casi de lógica existencial del humano en la tierra. Y si este argumento justifica la durabilidad ancestral, es, en sí mismo, el epílogo del futuro.

 

Pero ser consultor inmobiliario no es solo vender las casas que las personas necesiten. Por lo menos no lo es en este futuro del que os quiero hablar. El consultor inmobiliario que valido es el que tiene el poder de determinar felicidad, ¡como un Dios hecho hombre! ¿Presunción? Tal vez. ¿Fundamento? Siempre.

 

Ser consultor inmobiliario es ser un “doctor” de personas. Especialista en satisfacer necesidades haciendo cumplir sus deseos. Cultivador de esperanza y de cambios en cada nueva transacción de compra o de venta. Gestor de ilusiones y defensor de realidades. Las casas son solo un medio para alcanzar un fin… un bien superior que es la realización de ser generador de la felicidad de las personas.

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.

 

¿A quién no le gustaría ser un transmisor de felicidad? ¿A qué individuo íntegro, noble, digno, honesto, soñador, no le gustaría poder ser operador activo de la felicidad de los otros?

Confío en las personas. Siempre y por delante de todo el resto.

 

Creo que podemos hacer la diferencia en la vida de las personas. Cada uno a su manera, cada uno con sus herramientas y por los caminos elegidos. Creo que ser consultor inmobiliario llena no solo la dimensión de la profesión idealizada, sino también la de la necesidad del sustento para vivir. Porque los emprendedores son, por definición, soñadores, pero no tienen que ser incongruentes. Es posible elegir tener un negocio lucrativo y equilibrado y sentirse realizado profesionalmente.

 

Como cualquier profesión, necesitamos aprender. Necesitamos formación. Necesitamos oír a los que tienen más experiencia. Pero sobre todo, necesitamos encontramos quién nos quiera enseñar desde la perspectiva humana. Para que (todos) pasemos a valorarla y a elegirla para hacernos felices, generadores de felicidad y ejemplo de productividad.

 

En Zome queremos ser instrumento para eternizar este concepto de consultor inmobiliario, dejar un legado de reconocimiento social de esta profesión. Sabemos cómo hacerlo. Queremos hacerlo perpetuo. Ser consultor inmobiliario no es una profesión de recurso, es una profesión  que se elige cuando se quiere dejar una marca en el mundo.

 

Y tú, ¿Quieres dejar tu marca en el mundo?

Ser consultor inmobiliario no es una profesión de recurso, es una profesión que se elige cuando se quiere dejar una marca en el mundo.

08 de Julio de 2020
Autor:

Joana Côrte-Real

Business Coach - Zome Portugal
Compartir:
Publicações recentes
Newsletter
¡Suscríbase a nuestra newsletter!
Copyright Zome España® 2019. Todos los derechos reservados.
Política de privacidad Términos y condiciones Resolución alternativa de litigios