Temas Cerrar

7 hábitos para incluir en tu rutina y aumentar la productividad

16 de Marzo de 2021

Mantener el enfoque y la productividad es fundamental para tu desarrollo profesional, pero ¿no sabes por dónde empezar? En este artículo te damos 7 hábitos para incluir en tu rutina.

¿Te acuerdas de cuando aprendiste a andar en bicicleta? Las primeras veces con los famosos ruedines, la ayuda extra de un adulto que te acompañase de cerca, la audacia de querer aumentar la velocidad, el afán por querer aprender rápido para empezar a dar los primeros paseos solo…

 

Aprender a andar en bicicleta es una cuestión de persistencia y consistencia. ¡Lo mismo sucede con la productividad! No existen fórmulas mágicas para conseguir alcanzar la productividad ideal de un día para otro, así como no se aprende a dar las primeras pedaladas de forma instantánea, se trata de una cuestión de experimentar, de intentarlo y de entender qué es lo que funciona para ti.

 

Empieza por invertir en tu auto conocimiento, entiende qué hábitos y rutinas funcionan mejor para tu mente y para tu desarrollo profesional. Estos son los primeros pasos para dejar de llegar al final del día con la sensación de no haber hecho nada productivo: primero cambia tu mindset, después “es como andar en bici, nunca se olvida”.

 

Conoce en este artículo algunos hábitos que te ayudarán a aumentar tu productividad.

1 - “Despertarse y levantarse temprano te da salud y te hace crecer”

Más que despertarse temprano, es fundamental evaluar la calidad de tu descanso. Las personas que duermen mal tienen más dificultad para mantener la concentración y pierden el enfoque con más facilidad. Intenta establecer horarios para levantarte y para acostarte, prestando especial atención a tus rutinas en estos momentos:

 

 

> Por la mañana aprovecha para desayunar con calma, para hacer ejercicio, leer un poco y después, ya empezar a trabajar.

 

> Por la noche, olvídate de los dispositivos electrónicos, da preferencia a un buen libro, prueba a realizar meditación.

 

 

Pero atención: ¿Sientes que trabajas de forma más productiva y enfocada al final del día? Entonces  ¡adapta tu rutina teniendo esto en cuenta!

 

Por ejemplo, Robert Iger – CEO de Disney – empieza el día a las 4h30, mientras que Jeff Bezos – CEO de Amazon- aprovecha las primeras horas del día para estar con la familia y leer las principales noticias de la jornada, evitando agendar reuniones durante la mañana. Es todo una cuestión personal, ¡empieza a probar las distintas posibilidades y encuentra cuál es la que mejor te funciona a ti!

2 - Mantener todo organizado debe ser una prioridad

 

Lo mejor es organizarse ya la noche anterior para no tener que empezar el día tomando decisiones. Haz una lista de tareas, deja todo anotado y registrado para conseguir liberar la cabeza de estas pequeñas cosas que solo contribuyen a aumentar la ansiedad.

 

Hay quienes aprovechan para elegir la ropa para el día siguiente, dejar el tupper y los picoteos preparados, todo listo para no tener estas pequeñas preocupaciones durante las primeras horas del día.

 

Utiliza la tecnología a tu favor, prueba apps que te ayuden a mantenerte organizado con listas de tareas, fechas y recordatorios.

3 - Debes saber distinguir lo “urgente” de lo “importante”

Ya sabemos que existe una gran tendencia a confundir con facilidad estos dos conceptos. Vamos a simplificar:

 

 

> Urgente son todas las tareas que van asociadas a una fecha, a un concepto de “tiempo” y que necesitan nuestra atención inmediata.

 

Mientras que lo importante” se refiere a tareas que tienen un plazo de entrega más amplio. Aquí el planteamiento y la organización son fundamentales para que no pasen a ser tareas urgentes al olvidarnos de los plazos y aplazamientos constantes.

 

 

Uno de los mayores enemigos de la productividad es la confusión constante de estos conceptos, haciendo que muchas veces todo sea asumido como “urgente” y, típico portugués, “para ayer”. Debes saber filtrar las tareas que te transmiten, teniendo en cuenta los plazos y las prioridades.

4 - Aprende a decir “no”

Negarse no es señal de debilidad, falta de ganas para hacerlo, distancia o desinterés. Todo lo contrario: es enfoque e inteligencia.

 

Piensa bien: ¿Cuántas veces has dicho que “no” a tu jefe o a un compañero de trabajo durante la última semana? Aprender a decir que “no” en situaciones en las que estás lleno de trabajo o se te piden tareas paralelas que interfieren en los plazos que tienes que cumplir es fundamental para asegurar que no estás constantemente interrumpiendo tu trabajo, y perjudicando tu productividad.

5 - Haz descansos de calidad

 

Sí, los momentos de pausa son indispensables para asegurar la concentración y el enfoque en el trabajo, pero hay quienes no saben cuándo parar o como aprovechar estos intervalos.

 

En la hora de la comida, por ejemplo, procura salir de la oficina, liberar la mente de asuntos relacionados con el trabajo. Durante la tarde haz una pausa más, aprovecha para picar algo como merienda y, siempre que te sientas cansado o con dificultad para terminar una tarea, para un poco.

6 - ¡Cuida tu mente!

¿Ya has cuidado tu mente hoy? O ¿qué has hecho después de un día de trabajo para contribuir a tu bienestar general? En medio del alboroto entre preparar la cena para la familia, jugar con los niños, dedicar tiempo a tu pareja y realizar las tareas domésticas ¡es fundamental que incluyas tiempo para ti!

 

Reserva tiempo para leer, prueba a realizar meditación (excelente para ayudar en la concentración), escucha podcasts que te interesen, dedícate a mimar tu mente.

7 - Lucha contra la procrastinación

La procrastinación es una auténtica “bola de nieve”: empieza con una tarea simple que dejas para después, mientras tanto ya queda para el día siguiente y así se va arrastrando algo que ya podría haber sido resuelto en apenas unos minutos. El lema deberá ser siempre: “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”.

 

Evita al máximo andar ojeando las redes sociales – déjalo para tus descansos – y si tu trabajo te lo permite, desactiva también las notificaciones de tu móvil. Éstas son dos grandes responsables de causar distracciones, alejarnos de nuestros objetivos y sirven siempre como disculpa a nuestro cerebro, porque ¿quién no pensó alguna vez “solo cinco minutos y después ya continuo con esto”?

Conseguir adoptar una rutina más productiva es un reto diario que depende principalmente de ti, pero también de las condiciones de trabajo de tu empresa.

 

En Zome nos preocupamos de la productividad y del desempeño de nuestras personas y desarrollamos herramientas tecnológicas para apoyar su trabajo y automatizar ciertas tareas. ¿Te gustaría conocer mejor nuestro trabajo? ¡Haz click aquí!

Mantener el enfoque y la productividad es fundamental para tu desarrollo profesional, pero ¿no sabes por dónde empezar? En este artículo te damos 7 hábitos para incluir en tu rutina.

16 de Marzo de 2021
Autor:

Catarina Pinheiro

Content Manager
Compartir:
Publicaciones recientes
Newsletter
¡Suscríbase a nuestra newsletter!
Copyright Zome España® 2019. Todos los derechos reservados.
Política de privacidad Términos y condiciones Resolución alternativa de litigios